Respiración holotrópica o cómo reactivar la propia regulación del organismo

Respiración y espíritu son la misma palabra en griego: neuma (πνεῦμα). Lo cuenta Magda Sampere mientras hablamos sobre la respiración holotrópica, un método ampliamente experiencial que permite llegar a “los lugares de la consciencia que no solemos visitar y que uno está preparado para trabajar” en ese momento de su vida. “Dinamiza nuestra psique para sanar, igual que hace nuestro cuerpo cuando tiene una herida; es un trabajo espontáneo”, me explica por teléfono. Según podemos leer en la web de Respira, asociación a la que pertenece Magda, la holotrópica “combina la relajación, respiración acelerada, música evocativa, trabajo corporal, arte y procesos de grupo”. Sobre esta técnica “cero directiva” descubierta por el psiquiatra Stanislav Grof, hablo con Magda, a pocas semanas de que viaje a Toledo junto a Francesc Guinart para facilitar una sesión.

– ¿Respiración holotrópica para qué?

– Para entrar en estados ampliados de conciencia. Es un trabajo que nuestra cultura no acostumbra a hacer, que está bastante mal visto. En cambio, es algo que muchas culturas antiguas e incluso indígenas actuales hacen con regularidad, y con seguridad. En los estados ampliados de consciencia, entras en tu inconsciente y ves qué cosas pendientes puedes trabajar para esa sesión en concreto, ese día. Los beneficios que tiene: explorar e integrar contenidos inconscientes, resolver traumas del pasado, aliviar el estrés, entrar en estados de relajación, de gozo; para conectar con estados emocionales muy, muy profundos; resolver también tensiones corporales, bloqueos…, potenciar la práctica espiritual, cada uno la suya… A veces incluso alguna práctica que no es la suya y que descubre que le es buena; y mejorar la creatividad. Para muchos artistas y muchas personas creadoras, el hecho de respirar les sirve luego para pintar mejor, tener más ideas, ser más creativos. Una cosa que hay que decir es que la respiración no reemplaza un curso terapéutico; si vas al psicólogo, estás en terapia, perfecto; lo que hace la respiración holotrópica es complementar ese proceso.

– ¿Qué es eso de la conciencia amplificada?

– Quien más, quien menos ha tenido alguna experiencia de estado ampliado de conciencia. A veces son muy sencillas: haciendo el amor, o cuando las mujeres parimos a nuestros hijos en algunos casos, o viendo una puesta del sol, o habiendo fumado alguna sustancia, habiendo tomado algo… Sales del estado ordinario y entras en un espacio que es bastante distinto donde pueden pasar varias cosas que, Stanislav Grof, que es con quien [Francesc y yo] nos hemos formado, describe bastante bien: puedes conectar muchísimo con tu cuerpo, sensaciones de levedad, de conexión con todo, de oír la música como si fueras música, de ver como si tuvieras los ojos abiertos (el trabajo se hace con los ojos cerrados), de oler como si fuera la primera vez que olieras algo… muchos describen experiencias sensoriales; también de tu vida biográfica, sea lo que sea, a todos los niveles, buenas y malas; experiencias más perinatales, todo lo que es el proceso de tu nacimiento e incluso cuando estás en el vientre de tu madre, y experiencias transpersonales. Ésas son las experiencias que una persona que hace respiración holotrópica puede tener. No significa que se tengan todas seguidas, ni haya un orden. Simplemente que se puede pasar por cada una de ellas, en función del estado en el que estás en ese momento.

– ¿Y Francesc y tú cómo os habéis formado para poder acompañar a una persona en todas estas experiencias?

– Nosotros nos hemos formado durante bastantes años. La formación es bastante exigente. Con Stanislav Grof, personalmente, que aún está vivo, creo que tiene 81 años, y con su equipo que son todos americanos. Y ellos hacen módulos de formación alrededor del mundo, hacen dos en España al año, y nosotros nos hemos formado en España y en otros países. Yo en concreto estuve en Argentina y en Estados Unidos. Y la formación, más que nada, lo que ellos quieren es que nosotros respiremos holotrópicamente muchísimo, que los que luego vayamos a hacer nuestro trabajo como respiradores, que llamamos ‘facilitación’, somos como una especie de comadronas, pues que hayamos atravesado por todos esos espacios por los que luego van a poder atravesar nuestros respiradores. Para poderlos apoyar. Es una técnica muy poco directiva, cero directiva, apoyarlos como si fuéramos comadronas, y para que estén donde estén, se sientan sostenidos, seguros y cuidados. Ésa es la base. Los años de formación dependen entonces de cada persona, pero ellos exigen como mínimo dos años y medio, y como máximo pueden ser hasta 10 años. La media puede ser unos cinco años.

– ¿Y una persona que tiene dificultades respiratorias puede respirar holotrópicamente?

– Una persona que tenga asma, por ejemplo, puede respirar. Nosotros siempre aconsejamos que traiga el inhalador a un taller, más que nada es para que tenga tranquilidad y confianza. Tú sabes que el asma es una afección que está muy conectada con la respiración, y nosotros, y no sólo nosotros sino también facilitadores de todo el mundo, hemos constatado que se reduce bastante o desaparece en el transcurso de varias sesiones de respiración holotrópica porque muchas veces tiene que ver con el nacimiento, con el ahogo del nacimiento… Eso sí, si una persona tiene algún tipo de problema cardiovascular junto con asma, no puede participar porque hay una serie de contraindicaciones para realizar la respiración. Sin embargo, si la persona tiene buen estado de salud y el asma parece tener raíces emocionales, entonces ayuda mucho. La respiración es realmente de mucha, mucha utilidad. Yo en concreto tengo una amiga que prácticamente no tiene episodios de asma desde que respiró.

– En todos estos años de experiencia que tienes respirando, ¿qué aprendizaje tienes de la vida?

– Respirar es el trabajo de estados ampliados de conciencia; es una especie de camino en el que experimentas lo de morir y renacer. Dejar un poco atrás tus viejos hábitos y condicionamientos, y renacer a algo. Yo tengo colgada mi experiencia personal en la página de la Asociación Holotrópica de Respiración internacional. A mí me ha hecho crecer un montón como persona. Llevo respirando regularmente desde hace doce años. Entonces no conocía a Grof ni a nadie. Fue un antes y un después en mi vida personal. Una muerte de una amiga mía de cáncer me hizo plantearme bastantes cosas de mi vida personal, y a través de allí empecé a practicar con esta técnica pensando que me ayudaría a solstenerla en su proceso de enfermedad y muerte, y en realidad lo que hizo fue ayudarme a mí misma a ver mis bloqueos, era una persona muy descreída, muy racional, y a dar espacio a esta parte que todos tenemos y que es más invisible, que quizás no le prestamos tanta atención. En realidad quien me conoce de aquella época y ha visto mi evolución personal dicen que he hecho un cambio de 360º 180º.

– ¿Y la vida cómo se ve desde ese lugar al que has llegado?

– La vida es la misma de antes, pero se ve desde una perspectiva bastante diferente. Más desde la observación, más desde estar en la vertical, es algo que siempre decimos en los talleres, ¿no? No estar implicado en la horizontal proyectando nuestras cosas a los otros, que son los culpables, son los responsables de nuestras rabias, sino observarlo desde un punto de más centramiento, más verticalidad, entereza, de más observar las cosas sin tanta implicación. Más paz interna, en cierta manera.

– ¿Y tiene sentido la vida desde ahí?

– [Risas.] Hombre, yo pienso que la vida, ya que estamos aquí, hay que disfrutarla [risas]. Ya que estamos aquí, aunque no sepamos muy bien… Yo sé lo que no soy, pero lo que soy no lo tengo tan claro. Ya que estoy, pienso: bueno, a disfrutarla, a observarla y a vivirla [risas]. Y a ser, básicamente a ser.

El próximo taller de respiración holotrópica en Toledo se celebrará los días 30 de noviembre y 1 de diciembre. Los facilitadores serán Magda Sampere y Francesc Guinart, ambos certificados en Respiración Holotrópica por el Grof Transpersonal Training. Más información, aquí.

Anuncios

  1. Pingback: Amanecer « La silla de Perls

  2. Pingback: Respira - Talleres de Respiración Holotrópica » Blog Archive » Webs y blogs amig@s

  3. Caris

    Un cambio o un giro de 360°, seria volver al mismo lugar no? tal vez quiso decir 180°

    • Efectivamente, Caris. Imagino que Magda se refería a 180º. En la versión que publiqué en la nueva web sí corregí ese dato. Te dejo la dirección por si no conoces la nueva ‘La silla de Perls’. ¡Gracias por el comentario! Manuel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: