Dormir 8 horas seguidas. ¿Naturalmente sano?

Desde hace años, vienen publicándose con cierta frecuencia algunos estudios que cuestionan la necesidad de dormir 8 horas. Unos apuntan que se puede dormir sólo 5 horas, y es suficiente para el cerebro. Pero no todos coinciden. ¿Qué otra opción queda? Escuchar al cuerpo.

O eso concluyó el psiquiatra Thomas Wehr, tras conducir a principios de los 90 un experimento en el que varias personas fueron sumergidas en la oscuridad por periodos de 14 horas diarias durante un mes entero. Ocurrió que, a la cuarta semana, todos los participantes habían adquirido una pauta de sueño muy definida: primero dormían cuatro horas, después se despertaban durante una o dos horas, y volvían a caer en otro ciclo de cuatro horas de sueño.

Según cuenta Stephanie Hegarty en su artículo del Magazine de la BBC, este formato de dos periodos de sueño empezó a desaparecer a finales del siglo XVII en las clases más altas del norte de Europa, principalmente debido a la mejora de los sistemas de alumbrado en las calles y dentro de los hogares, así como la aparición de cafés abiertos las 24 horas. Pero, ¿qué es lo que se hacía antes? ¿Cómo era dormir en dos períodos?

La hora del placer y la calma

La mayoría de las personas apostaban por quedarse en la cama y escribir, leer y rezar. De hecho, existen manuales del siglo XV en los que se recogen oraciones especiales para este periodo de vigilia entre sueños. Claro que también los había más marchosos.

“Tras el primer sueño, se disfruta más y se hace mejor”. Así dicta un manual médico del siglo XVI que habla del sexo en pareja. Y sí, aconsejaba practicarlo entre sueño y sueño, en plena noche, mucho mejor que al anochecer tras una larga jornada. Otros salían a fumar, ir al baño, e incluso había quien hacía una visita a los vecinos.

La conclusión a la que llega el citado artículo es a que no hay por qué alterarse ante la dificultad para cumplir con el ciclo de ocho horas de sueño puesto que quizá no es tan natural. Antes del siglo XVII, ya existían más de 500 referencias que hablaban de este doble ciclo, y que lo abordaban como si fuese lo más natural.

El psicólogo especializado en sueño Gregg Jacobs se muestra rotundo: “despertarse durante la noche es parte de la psicología normal del ser humano”. Quizá, sabiendo esto, una persona que se despierte por la noche no necesite inquietarse tanto, y pueda aceptarlo como algo natural. Probablemente podrá regresar a los brazos de Morfeo en menor tiempo.

Imagen de artículo: Ella Mullins

Un Comentario

  1. María

    Hay quien aprovecha este despertar para espiar el teléfono de sus parejas. Me consta.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: