Meditación musical

Hoy comparto un tema de Charles Lloyd Quartet, con una potente música que me dejó hipnotizado. Se llama Tagi, y consiste en unos textos del Bhagavad Guita recitados por Charles Lloyd, acompañados por el pianista Jason Moran, Reuben Rogers al bajo y los cantos del barítono Eric Harla (los cuatro conforman el ‘Charles Lloyd Quartet’).

En su web, Lloyd parece en estado de gracia cuando habla sobre la música. De ella dice:

“la música es una fuerza sanadora. Tiene la habilidad de trascender los límites, puede tocar el corazón directamente, puede hablar a una profundidad del espíritu donde no se necesita ninguna palabra. Es la forma más poderosa de comunicarse y expresar la belleza”.

Dejo también una traducción (medio) libre que he hecho de la letra. Se aceptan mejoras y sugerencias a través de los comentarios.

“Él conoce la dicha en el Atman,
y no quiere nada más.
Los anhelos atormentan el corazón:
Él renuncia a los anhelos.
Lo llamo iluminado.

No es sacudido por la adversidad,
No ansía la felicidad,
Libre del miedo, libre de la rabia,
Libre de los objetos de deseo.
Lo llamo visionario, e iluminado.

Las cadenas de su carne están rotas,
Es afortunado, y no se regociza.
Es desafortunado, y no llora.
Lo llamo iluminado.

La tortuga puede retraer sus patas.
El visionario puede retraer sus sentidos.
Lo llamo iluminado.

Aquel que se abstiene huye de lo que desea,
pero lleva consigo sus deseos:
cuando uno ingresa en la Realidad,
deja sus deseos tras de sí.

Incluso una mente que conoce el camino,
puede ser arrastrada desde el camino:
los sentidos son tan indisciplinados.
Pero él controla los sentidos,
y ordena la mente y la posiciona en mí.
Lo llamo iluminado.

Pensar en objetos ‘sensables’
te amarrará a objetos ‘sensables’.
Creces amarrado, y te conviertes en adicto;
Frustras tu adicción, se transforma en ira;
Te enfadas, y desconciertas tu mente;
Confundes tu mente, olvidas la lección de la experiencia;
Olvidas la experiencia, pierdes el discernimiento;
Abandonas el discernimiento, y evitarás la única finalidad de la vida.

Cuando no tiene ningún deseo, ningún sentimiento de odio
un hombre camina a salvo entre los objetos de deseo y odio.
Cumplir con el Atman es su dicha tranquila;
La pena desaparece en esa paz lúcida:
Su mente en silencio pronto queda en paz.

La mente sin control no descubre que el Atman está presente:
¿cómo puede meditar?
Sin meditación, ¿dónde está la paz?
Sin paz, ¿dónde está la felicidad?

El viento desvía a un barco de su curso en las aguas:
Los vientos errantes de los sentidos lanzan la mente de un hombre a la deriva
Y alejan su mejor juicio de su curso.

Cuando un hombre puede acallar sus sentidos, lo llamo iluminado.
La mente en orden está despierta en el conocimiento del Atman
que es oscuridad de la noche para los ignorantes:
los ignorantes están despiertos en su vida de los sentidos,
la cual creen que es luz del día:
para el iluminado es oscuridad.

El agua fluye constantemente en el océano,
pero el océano nunca es agitado:
el deseo fluye en la mente del iluminado
pero él nunca se inquieta.
El iluminado conoce la paz:
El hombre que fomenta sus propios deseos
nunca puede conocer la paz.
Sabe qué es la paz quien ha olvidado el deseo.
Vive sin ansia: libre del ego, libre del orgullo.

Éste es el estado de iluminación en Brahman:
Una persona no retrocede de esto hacia una falsa ilusión.
Incluso en el momento de la muerte
Está viva en esa iluminación:
Brahman y la persona son una.”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: