La amistad y el vínculo terapéutico

¿Quién está más en riesgo en la actual crisis económica que estamos viviendo? “No serán las personas que menos tengan, que sí, pero sobre todo aquellas que no dispongan de una red de apoyo”, comentaba hace unos días un colega. Es decir, aquellxs que no tengan familia, ni amigxs, que no dispongan de alguien que les ofrezca alojamiento en caso de quedarse sin hogar, o comida, dinero, ropa si no tienen de qué vivir. Esas personas son las más vulnerables a los azotes de esta crisis.

Y esta reflexión me ha llevado a una cita de Marsilio Ficino sobre la amistad, ese misterioso vínculo que no se sustenta en un “intercambio de favores”.

La gracia llama al amor, el amor engendra la fe. La fe abraza a su padre, el amor, y mediante el calor de ese abrazo, el amor da a luz a la amistad. Entonces la fe nutre a la recién nacida amistad, fortaleciéndola todos los días y protegiéndola plenamente de la destrucción.

¿Por qué creemos que sucede así? Porque, con el transcurso del tiempo, otras cosas se debilitan, pero la amistad se fortalece según pasa el tiempo. ¿Resulta velada por el frecuente intercambio de favores? No, ciertamente no. Pues, como quiera que la voluntad es libre, la amistad se obtiene mediante la libre voluntad, no a cambio de un precio. La fe, que gana en firmeza con el tiempo, confirma la amistad, y es tan sólo por medio de la fe como la buena voluntad se hace más duradera y fuerte, simultáneamente.

Marsilio Ficino. Las Cartas de Marsilio Ficino (ed. SUNDARAH)

Ficino escribe que “la amistad se obtiene mediante la libre voluntad, no a cambio de un precio”. ¿Amistad sin precio alguno? ¿Cuánto del vínculo que tengo con amigxs responde a un intercambio de favores, a un trueque en el que yo espero recibir unos beneficios a cambio de aportar otros a la otra persona? “El amor da a luz a la amistad”. Ficino habla de un vínculo desinteresado, desprendido, un acto de fe.

Es obvio que en la terapia hay una relación comercial, en cuanto a que una persona paga a otra por su trabajo, su servicio. Es además necesario puesto que el terapeuta vive de eso, y también porque ahora mismo lo que se paga se aprecia más. El esfuerzo económico propicia un compromiso con el espacio de la terapia.

Pero en la terapia también se genera, más allá del encuadre, una oportunidad a crear un vínculo que “se fortalece según pasa el tiempo”, sin un frecuente intercambio de favores, ni siquiera a cambio de un precio. Es decir, yo no voy a mantener a una persona en mi consulta si creo que, de verdad, no está dispuesta a trabajarse. Aunque esa persona pudiese estar viniendo durante meses de forma mecánica. La diferencia entre un terapeuta y un no terapeuta es que el primero ofrece un feedback al paciente sobre cómo le llega, cómo lo escucha… y a continuación atiende a la reacción del paciente ante estas devoluciones. Y se trabaja con eso. En la vida, habitualmente, no hay este último paso, y una persona te puede decir “mira, eres insorportable”, darse la vuelta y se acabó.

En la terapia no hay que “llevarse bien” con el terapeuta. Sí se tiene que dar la comunicación, pero tanto más beneficiosa será la terapia para una persona cuanto más honesta pueda mostrarse ante su terapeuta y éste ante su paciente. Sin intercambios de favores, simplemente la libre voluntad. En un espacio de intimidad y seguridad. Ése es el regalo del espacio de terapia: unx mismx se puede dar el permiso a ser, sin (tanta) farsa. Y explorar eso es una puerta hacia la libertad.

Anuncios

  1. Luchón

    HOLA LIYOS, Muy interesante lo que tocas, muy sensata la distinción entre pago del tratamiento que se recibe, y la voluntad de cambio que se espera por quien la solicita, así como la sinceridad e idoneidad de quien la presta. Espero que de ahí prospere gente sana que fomente la hermosa amistad que una más y más a la humanidad.
    Un abrazo, Lucho

  2. lola sanmartin

    No puedo resistirme en compartirlo… Muchas gracias, felicidades al blog y viva la gestalt!

  3. Pingback: Feliz EROS « La silla de Perls

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: